Skip to content

Cuando la generación no importa

27 abril 2009

La Flèche Wallonne, a pesar de su tremenda historia, reflejada en los grandísimos ganadores que tiene (Argentin, Jalabert, Merckx, Hinault o Poulidor),  se ha convertido en una clásica venida tristemente a menos. Ésta se juega, como norma general, en uno de los lugares más representativos del ciclismo, el Mur d´Huy, prueba inexorable para todo clasicómano “ardenés”. Ciclistas más finos y con un perfil más escalador que aquellos que se enfrentan a las piedras de Flandes o Roubaix, por ejemplo, más potentes y corpulentos. Con esta premisa básica, se alineaban todos los candidatos a la victoria final en la prueba intermedia para este tipo de corredores más ligeros, interpuesta entre la Amstel Gold Race y la Liège – Bastogne – Liège.

Si quieres leer más, entra en Tiempo de Descuento, o clica directamente en este enlace.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: