Skip to content

Good Bye, Miss Goody

24 marzo 2009

Vendo mi vida. Vendo mi xenofobia. También, por qué no, vendo la drogodependencia de mis padres. Esto es negocio en el S. XXI. Maximizando la Ley de la Oferta y la Demanda, y como esto vende, subasto mi cáncer de útero, mi agonía y mi muerte. “Cuarto y mitad de muerte, por favor“, que dirían los directores y dueños de los tabloides y cadenas de televisión. También dispongo de una boda, y como es menester, exclusiva. Además esto supone un 2×1, despedida de soltera y ceremonia. Fenómeno. La cosa no queda ahí, claro, ya que mi plan de negocio va más allá de la muerte. Ahí radica la diferenciación de éste. ¿Vendió antes alguien su propio funeral?

No se preocupen porque todo lo hago por mis hijos. Necesito que coman, y para ello debo venderme. Vender mi vida, y vender mi muerte. Eso sí, siempre apareceré digna en los medios de comunicación.

Disfraz de dignidad, disfraz de heroína con los bolsillos llenos que serán disfrutados por otros. ¿Por sus hijos? Los que menos. Aquí todos hacen negocio. Y la fans de Jade, engañados por una argucia que huele a victimismo y presuntuosa dignidad, pagan por una estrategia más del sensacionalismo británico, y su deleznable manera de hacer negocio. Todo basado en una sociedad con una escala de valores muy cuestionable, que se mueve, siente y padece más por la muerte de Miss Goody, que por lo ocurrido hace dos meses en Palestina. Vergüenza ajena.

No es un crítica velada hacia la protagonista, sino hacia la sociedad inglesa. Sociedad sedienta de sangre, morbo y mentira promovidas por sus pretenciosos lobbys de comunicación -aunque éstos no son sólo británicos-. No venderían si no estuviera dispuesta la gente a leer un suplemento de ¡¡¡16 páginas!!! sobre la vida, obra, muerte y milagros de la susodicha. Que es conveniente recordar, se hizo famosa a raíz del Big Brother inglés. Como buena mártir del Siglo que recién comenzó, Jade Goody tendrá su película. Y será un taquillazo. Y todos alabarán la figura de la heroína Jade. Y la vida continuará. Y seguiremos sin prestar atención a lo que merece la pena.

Anuncios
16 comentarios leave one →
  1. María Martín Lostao permalink
    24 marzo 2009 16:24

    Muy bueno el post. Pero “los pretenciosos lobbies de comunicación” ofrecen lo que la gente demanda. No creo que sea un problema de lo que estas agencias o los medios venden sino de los pocos y malos valores del público en general. Besos!!!!!

  2. javiercepedano permalink
    24 marzo 2009 16:57

    Haz un poco de crítica general a la profesión. Para mí representa un negocio un tanto lúgubre. No me gusta.

    Como no me gusta la manera de actuar de programas como Está Pasando, Aquí hay tomate, DEC y esas historias.

    La culpa de todo la tiene la LOGSE, jaja… y Zapatero, claro, que si no alguno no estará contento.

  3. Melchor permalink
    24 marzo 2009 17:27

    A María Martín Lostao:

    Decir que “la culpa la tiene el público en general” es como decir que “la parte contratante de la primera parte es la parte contratante de la primera parte”.

    Es evidente que la ley de la oferta y la demanda se rije por lo que se rije. Pero resulta que llegamos a la extaña serpiente que rodea la portada de “La Historia Interminable”: si se oferta es porque se demanda; si se demanda es porque se oferta.

    ¿O es que hay alguien que demande aquello que no se oferta? Si fuese dependiente de una tienda y alguien me solicitase croquetas de ornitorrinco encebollado con salsa de cemento y aroma de excremento, seguramente se llevaría una indiscreta mirada que sugiere necesidad psiquiátrica.

    Y si resulta que alguien oferta la venta de su propia muerte, se considera que está en su derecho y que es una heroína. Bueno, creo que es el paso inmediato después de traficar con el origen de la vida: traficar con su final.

    Para no excederme en demasía en mis comentarios, creo que hoy voy a cortar por aquí, no vaya a ser que reciba una denuncia por abusar del exceso de caracteres.

  4. javiercepedano permalink
    24 marzo 2009 17:35

    Por fin estamos de acuerdo en una cuestión, Melchor, que no fuera la calidad de los asados de Don Norberto. Ya era hora.

  5. María Martín Lostao permalink
    24 marzo 2009 18:12

    A Melchor:

    Decir que la culpa la tienen los lobbies de comunicación (agencias de toda la vida) es echar balones fuera. Criticar la profesión es muy fácil y lo hace todo el mundo estupendamente. Yo prefiero la autocrítica y por eso te digo a ti y a Javi que NO podemos echar la “megaculpa” a las agencias. Eso es sólo lo que quería decir. Todas las profesiones tienen una parte lúgubre y depende sobretodo del trabajador más que de la profesión en sí. Siento si habéis malinterpretado mi comentario. NO VOLVERÉ A COMENTAR!!!!!! jajajajaj Besos (Por cierto Javi YO NO TRABAJO EN UNA AGENCIA!!!! A ver cuando nos enteramos, eh?)

  6. javiercepedano permalink
    24 marzo 2009 18:27

    ¿Cuándo eché la megaculpa a las agencias?

    Estoy diciendo que tienen parte de culpa, como la propia sociedad que demanda esa información. Es que ni siquiera la mitad de la culpa es estricta hacia ellos, sino a los medios. Estaban Leno y Winfrey peleándose por entrevistar a la señortia Goody. ¿No podemos hacer crítica de eso?

    Sobre las agencias de comunicación y noticias ya hablaremos otro día. A mí llámame así, y a mí, asá… mi comentario, no obstante, tampoco iba por ahí.

    PD: Sigue comentando, hija, no te cortes.

  7. María Martín Lostao permalink
    24 marzo 2009 18:41

    Hablaba con Melchor!!!! Metomentodo!!

  8. 24 marzo 2009 18:53

    Coincido con tu planteamiento, Javier, pero creo que en España no estamos exentos de este tipo de historias desagradables, como el tema de Neyra que comenté en su día: http://comunicacionsellamaeljuego.com/2008/09/17/%c2%bfse-puede-poner-fin-a-la-bajeza-moral-de-la-television/

    Por otro lado, mirad qué carta más adecuada dirigió Sandra Ibarra a Gordon Brown, por su equivocado apoyo a la patética postura de esta Jane Goody:
    http://www.elmundo.es/opinion/tribuna-libre/2009/03/2606663.html

  9. 24 marzo 2009 22:33

    Gran aportación la carta de Sandra Ibarra. No la había leído.

    Creo que todas estas cosas no deberían hacer pensar un poco por lo menos.

  10. Barcino permalink
    25 marzo 2009 11:28

    A Javier:

    Igual es mejor la manera de actuar de programas como los ofrecidos por La Sexta, que no hace más que demagogia. Quienes son ellos para decir que soy mejor o peor persona por ver un programa u otro? Porque es lo que hacen al reirse de ciertos programa: reirse de sus seguidores.

    Simplemente creo que cada uno es libre de ver lo que le dé la gana. Y no por ello debe ser criticado. Lo que ha hecho esta mujer me parece perfecto. Todo por sus hijos. Y si a la gente le gusta verlo, quienes somos nosotros para decir nada?

  11. Melchor permalink
    25 marzo 2009 11:31

    Creo que de mis palabras no se puede concluir que eche la ‘megaculpa’ a las agencias de comunicación. Quizá destile mi comentario algo similar, pero no creo que se me pueda acusar de tal insinuación. Aún así, si de esto soy sospechoso, pido perdón públicamente.

    Esta mañana he visto en la castiza calle de Martín de los heros una pintada en la pared que decía así: “Pensamiento 2 – Televisión 3”. No es que me guste ver este tipo de guarradas en las paredes, pero me ha parecido sugerente, pues es la simple protesta y denuncia de alguien que sabe que práctica y realmente no se le está dejando libre para pensar. ¿Habrá quizá que recuperar en nuestra querida España la ‘Sociedad Libre de Pensadores’?

    Mi planteamiento es más bien capicúa: si se demanda es porque alguien lo oferta; si se oferta es porque alguien lo demanda. ¿A quién culpar? Pues al simple hecho de que comerciar con la muerte es lo que ha hecho siempre la camorra italiana, pero en el momento en que lo legitima la televisión, pasa de ser un delito a ser un derecho.

    Querida María Martín Lostao: deseo que jamás nadie te quiera pagar por verte morir; sería el momento en que habrías perdido tu propia humanidad, esa que yo sí veo que se desprende de tus letras.

  12. Marta permalink
    25 marzo 2009 11:38

    puufff, ayer estaba viendo las noticias con mis compañeras de piso y cuando salió este caso nos quedamos sin palabras…sencillamente me indigna. Me da pena que la sociedad valore hechos de este tipo (creyendo encima que la actitud de esta mujer es la de una heroína)e ignore otros bastante más importantes y crueles que ocurren en el mundo. En fin…creo que el problema está tanto en quien demanda este tipo de show como en quienes tienen la bajeza moral de comprar una agonía y un entierro…

    ah!!y creo que con la millonada que seguramente ha ganado esta mujer en el Big Brother, con la exclusiva de su boda y con su enfermedad, sus hijos ya tenían dinero suficiente para comer bien hasta su madurez. Pondría la mano en el fuego. El espectáculo público de su muerte podría habérselo ahorrado, tal vez sólo por respeto a sus hijos.

    Muy buen post Javier

  13. 25 marzo 2009 12:18

    @ Barcino. Como siempre, con la aburrida táctica del “y tú más”. Nadie habló de LaSexta. Nadie la nombró, pero saliste con ella. Aquí estamos hablando de otras cosas. De los tabloides, del morbo, de las ganas de sangre y muertes que venden. No confundas.

    @ Melchor. Coincide en gran parte contigo. ¿Qué vino antes? ¿El huevo o la gallina?

    @ Marta. Estamos de acuerdo. Por cierto, que pena que no te puedas apuntar al concierto. Oye, linka el nombre a tu blog, que es muy interesante.

  14. María Martín Lostao permalink
    25 marzo 2009 17:02

    Querido Melchor:

    Estoy completamente en contra de pagar por ver morir. Estoy completamente en contra de que una persona venda su muerte y más de que haya alguien que quiera comprarlo. Creo que no debería permitírsele a nadie y no debería haber público que cubra la demanda necesaria para semejante vejación. Lo único único único que quise decir es que no se le puede echar la culpa a los medios/lobbies/agencias/ ya no sé que poner… sino a lo valores que cada persona respira. Nada más. Por cierto en este caso yo creo que la demanda y la oferta ha sido una bola de nieve: una ofrecía un poquito, la otra demandaba un poquito más y viceversa.

  15. Barcino permalink
    25 marzo 2009 22:38

    Claro, nadie hablo de la Sexta. Pero tu si que has hablado de una cadena, telecinco. Por lo que yo me he visto en el derecho y la libertad de hablar de otra cadena para defender la que tu has criticado.

    Creo que el valorar lo que ha hecho esta persona no excluye que otras cosas tambien te importen, ¿o si? Es que eso es lo que me parece entender en algun que otro comentario.

  16. 26 marzo 2009 9:28

    Pues estamos hablando de morbo, sed de mierda y ese tipo de cosas, y si una cadena habla de esas cosas en España, es Telecinco. Eso es innegable.

    Cuando hablemos de política, critica a LaSexta, o hazlo ahora, pero no tiene mucho sentido en este hilo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: