Skip to content

El condón es el culpable

20 marzo 2009

vatican_condoms1

El Papa Benedicto XVI ha dicho que el problema del virus del VIH en África no podrá ser solucionado con la utilización de preservativos. Bien. Cierto. También ha comentado que el uso de éste no haría más que incrementar el virus y agravar el problema. Mal. Falso. No hay por donde cogerlo. Benedicto, no obstante, está tranquilo ya que tiene la solución. El mejor anticonceptivo es la abstinencia. Ahí sí estamos de acuerdo, al fin.

No quiero dejar pasar la ocasión de pedir un sentido más práctico de la “Fe”. Los estudios demuestran que el uso de preservativos puede ser muy útil en la reducción del número de personas contagiadas. Hagamos que este hecho contrastado tenga su extensión natural entre la población que más lo necesita, la africana.

Anuncios
18 comentarios leave one →
  1. Dani Anticonceptual permalink
    20 marzo 2009 18:30

    Según un informe de la Naciones Unidas, para prevenir el sida es conveniente utilizar la fórmula ABC:

    Abstinency
    Be faithbul (ser fiel a la pareja), and
    Condoms

    Es decir, cada cúal que elija la letra que quiera; Suppuose!!!

  2. javiercepedano permalink
    20 marzo 2009 18:39

    Fue un acierto entonces linkarte a la entrada. Sabía que aportarías la visión que necesitaba. Coincidimos. Gracias monsieur Belansh.

  3. Melchor permalink
    20 marzo 2009 22:04

    Bueno, pues parece que una vez más he de alzar una voz diferente, algunos incluso me acusarán de ‘pasado de moda’. Bien, no me importa.

    Comencemos por una reflexión bastante simple: aquellos que no tienen dinero para comer, ¿van a plantearse comprar condones? No lo creo. Bastante absurdo.

    Podemos dar ahora un paso más. Quien ha visitado alguna de estas regiones, ora africanas ora sudamericanas, habrá podido ser testigo de la desestructuración social, es decir, sigue siendo todavía un cúmulo de gente coincidente en un mismo lugar, no una sociedad; además, es una realidad en la que todavía el hombre tiene un gran peso sobre la mujer, y si él dice que no se pone condón, no se lo pone, y la mujer lo acepta como si tal cosa. ¿Quién le va a discutir?

    Cambiando de tercio: ¿quién ha pensado alguna vez en ofrecer al público en general -también al europeo- la posibilidad de reconocer y valorar el máximo sentido al acto sexual? Creo que fuera de la Iglesia, por mucho que digan lo contrario, nadie. Pues lo más precioso y valioso que tengo y que nadie me puede quitar, es mi propio cuerpo, y no se lo quiero entregar a nadie más que a quien definitivamente lo pueda acoger como suyo, y yo pueda acoger el suyo como mío.

    La otra opción es la promiscuidad. Y será entonces cuando nos encontremos con gente por la calle y alguien nos pueda decir así sin más: ‘yo me he tirado a tu madre’. A mí por lo menos no me gustaría. De hecho agradezco que a mi madre solo la conozca en el sentido que estamos tratando mi padre. Queda en la intimidad. Queda en la entrega. Queda en la fidelidad. Se da, pues, la expresión más alta y más bella del amor.

    Efectivamente, no creo que la solución sea el condón. Quizá la abstinencia presentada sin más sea algo que tampoco aporte grandes soluciones. Habrá entonces que hacerse entender bien y completamente, siempre y cuando, claro está, haya alguien que quiera entender y tenga la apertura de razón suficiente como para que si descubre una verdad mayor cambiar su juicio y conclusión

  4. javiercepedano permalink
    21 marzo 2009 0:01

    Melchor, ahora mismo estoy en casa con amigos, no puedo responderte con coherencia plena. Así que pues, mañana lo haré.

    Hasta más ver, compañero.

  5. willi fox permalink
    21 marzo 2009 13:04

    En lugares como el tercer mundo donde la enfermedad es tan brutal y la religión permite tener varias parejas sin ser mal visto en la sociedad y anulando totalmente la voz femenina, el uso del preservativo es primordial.
    Creo que no es nuestro caso, donde cada uno decide con quien y como.
    Mi forma de pensar es coherente con mi educación, mi religión y mi cuna con lo cual creo en la fidelidad.
    El problema es que hay mucha gente con los valores perdidos y a los que todo les vale.Tenemos la conciencia muy laxa y esta gente es carne de cañon. Es la lectura que le doy a las declaraciones de Benedicto XVI

  6. javiercepedano permalink
    21 marzo 2009 17:44

    Como decía un amigo mío, y ante el comentario de willy fox:

    “No hase falta desir nada más…”

  7. 23 marzo 2009 0:42

    Muy buen post sí señor.

    Pero es que además de boicotear los condones estos iluminados condenan a gente a morir:
    http://www.terceraopinion.net/2009/03/22/el-malnacido/

    Un saludo.

  8. javiercepedano permalink
    23 marzo 2009 9:47

    Es un tema complicado, ya leí tu post, que me llegó por Bloglines, y tienes razón. Las barreras no pueden ser las que la Iglesia propone en esos casos.

  9. Lacuñá permalink
    25 marzo 2009 1:22

    Como diría Madonna: … Papa don´t preach

  10. Melchor permalink
    25 marzo 2009 11:20

    Bueno, puede que el uso del preservativo sea primordial, pero te aseguro que no va a solucionar nada. Insisto: no soluciona absolutamente nada.

    Pero me atrevo a decir más, querido willi fox: decir que tus plantemientos son coherentes con tu religión y no especificar la religión que profesas, es como decir que el sabor de tu helado es el mejor y no contarnos de qué sabor se trata. Pero en caso de que sea la religión católica, creo que tenemos un problema, porque yo también la profeso y no me siento para nada identificado con lo que arguyes.

    ¿Por qué? Muy sencillo: mi religión no busca poner parches en el caldero que pierde agua, pues según se parchea por el sur se resquebraja por el norte. La Católica prefiere lograr hacer que el caldero sea nuevo, totalmente nuevo. Es decir, que es posible hacer un hombre totalmente nuevo que no se resquebraje por ningún sitio. Pongamos un ejemplo: si alguien es condenado por robar manzanas, no basta con quitarle el acceso a las manzanas, porque entonces robará peras; es necesario rehabilitarle completamente. O si alguien es drogadicto, lo que se destructura es su vida entera; no basta con retirarle el acceso a las drogas, es necesario rehabilitarle completamente.

    Del mismo modo, si una sociedad está desnortada en la cuestión de la estructura, no basta con poner un parche a este problema, tendremos que lograr crear un hombre nuevo, una sociedad nueva. Y a este punto llega el tema del condón: no basta con repartir condones a troche y moche, pues seguirá tal sociedad sin comprender el valor que tiene el fruto que nace de tal derroche de amor (puesto que supongo que el acto sexual es un acto de amor), seguirá sin comprender que los hijos son responsabilidad de los padres, y seguirá sin comprender que el sexo es de las cosas más sublimes que puede hacer con su cuerpo un ser humano.

    También vale esto para Europa: ¿o es que la inestabilidad familiar que hoy por hoy vivimos no tiene una de sus fuentes en la pérdida de sentido de entrega y amor del acto sexual? Puedes decidir cómo y con quién hacer el amor; pero jamás llegarás a tan excelsa experiencia como la del don y la acogida plena de un hombre y una mujer que forman entonces una sola carne.

  11. 25 marzo 2009 12:13

    Pero es que estás perdiendo la perspectiva, Melchor. Además de una manera alarmante, diría.

    Nadie está diciendo que el preservativo se la panace. Estamos comentado que viendo la situación, con el problema ya muy arraigado, es una vía para para el problema, que no erradicarlo.

    Son cosas muy diferentes.

    Desde luego lo ideal hubiera sido la abstinencia, fidelidad, etc, etc, etc… pero ese no es el caso, y hay que adaptarse.

    PD: si quieres que el caldero sea nuevo, coméntaselo a Rouco, para empezar, porque este caldero, de nuevo, parece tener bien poco. Lo de no poner parches, perdona que te diga, me suena a sacrificar esta generación por las que vienen.

  12. 26 marzo 2009 9:34

    Muy interesante el artículo de José Antonio Pérez en su blog del diario público, aquí os dejo el link.

    http://blogs.publico.es/malpensando

  13. Gaspar permalink
    26 marzo 2009 13:07

    Melchor, me parece que tus ideales son más utópicos que los del marxismo.

    Construir un hombre nuevo, desde un único punto de vista (el de la doctrina de la iglesia católica) que se intenta imponer al resto de la sociedad (que está corrompida)

    Tengo que decir que disiento muchíiiisimo de tu idea sobre la “desestructuración de la sociedad”, la promiscuidad, y sobre cuál es el objetivo de la vida en general. Pero aun adoptando esos puntos como válidos, si tengo una gotera en casa lo primero que hago es poner un caldero debajo, y luego ya intentaré arreglarlo, llamar al fontanero, renovar el tejado… etc.

    Lo que no puedo hacer es quedarme con los brazos cruzados mientras se inunda la casa. Eso sí, mientras dure la estación de lluvias, estaré discutiendo con mi colega el arquitecto sobre los planos del nuevo tejado que vamos a montar en cuanto escampe. Mi colega ni siquiera ha construído una casa todavía pero ha leído mucho (¡ojo!, metáfora sobre el impresionante entendimiento de la sexualidad que tienen los curas y que les da todo el derecho a opinar!) Seguro que juntos encontraremos la mejor solución!

  14. 27 marzo 2009 10:15

    Gran aportación, Gaspar. La realidad es, que como diría aquel… “el fútbol es así”… o “fútbol es fútbol”… frases vacuas pero que vienen al pelo aquí, jaja…

  15. Melchor permalink
    27 marzo 2009 17:58

    Es evidente que entonces para poder decir si la cocaína engancha es necesario probarla hasta que te enganche, porque con haberlo leído no basta. O para decir que exisen cinco continentes es necesario haber recorrido el perímetro de los cinco, porque si no ha sido así puede que haya un complot general para engañarnos a todos trucando para tal fin fotos, mapa-mundi’s… Querido primo Gaspar, Descartes estaría encantado contigo, pero me temo que entonces habrías caído en una realidad absolutamente vacía y vacua y absurda.

    Por otro lado, te recuerdo también que el balde se llena, y entonces ya no te servirá de nada.

    Y si digo que es posible el construir un hombre nuevo, lo digo también con conocimiento de causa (¿ves?, aquí no necesito hablar de lo leído, sino de mi propia experiencia).

    Parece ser además a ti se te ha intentado imponer algo. ¿Es que alguien te ha forzado a hacer lo que no quieras? Ahora, creo que nadie me puede decir que la Iglesia no tiene derecho a proponer todo aquello en lo que ella cree, es decir, en lo que yo creo. (¿Se me nota tanto? Porque yo creo que en ningún momento he nombrado a la Iglesia…)

    Bueno, ahora mismo no es que esté muy lúcido. Digamos por el momento que así haré yo y no me cansaré de hacerlo: “las ideas se proponen, nunca se imponen” (Juan Pablo II, Cuatro Vientos, Madrid, 2003), y si alguien libremente quiere abrazarlas, entonces podremos empezar a construir ese hombre nuevo. ¡Es posible!

  16. Lacuñá permalink
    29 marzo 2009 5:16

    ¿Qué diferencia hay entre los medios de comunicación que se hacen eco de las “exclusivas de Ms. Goody” de los que nos han “narrado” la visita del Papa a África?…

    Desde mi primera reacción (radical), aquí registrada (“Papa, don´t preach”) a la que ahora tengo, distan unos cuantos comentarios, la mayoría, reflejo de la opinión pública occidental. Pero sobretodo, lo que me ha separado de mi anterior opinión ha sido el simple hecho de leer lo que los telediarios, la prensa y los debates de días pasados sobre este tema, no les dio la gana transmitirNOS.

    Si en lugar de haber leído: “el sida no se combate con la distribución de preservativos, que, al contrario, aumenta el poblema”, dijo Benedicto XVI en África; hubiera dado con artículos que afirmaran: “las campañas que han defendido el valor y la eficacia de la abstinencia sexual y la fidelidad conyugal, ya han dado frutos significativos: por ejemplo en Uganda, donde el número de infectados ha pasado del 12-15% de la población en 1991, al 4-5% en 2003”. Seguramente, hubiera entendido mejor desde un principio el mensaje del Papa… que viene al fin y al cabo, a ser el MISMO para nosotros (simples telespectadores de la angustia y humillación causadas por la pobreza, el desempleo, la enfermedad, el exilio… del pueblo africano): no nos quedemos en lo superficial, en lo primero que vemos, en lo fácil.

    ¿Quién mejor que el Papa para crear polémica?… así lo entienden quienes quieren crear morbo extrapolando sólo la frase sobre los preservativos: quédemosnos con eso. No leamos más que el contenido de un titular creado para crispar.

    Eso es lo que nos han contado y otra cosa distinta, lo que han escuchado los cameruneses y angoleños acogiendo a Benedicto XVI.

    El llamado del Papa no se dirije a dejar de usar condones sino a saber publicitar correctamente su uso. El riesgo de contagio existe en un 17%… no es la panacea. El resto de su coferencia centrada en otras prioridades absolutas como el agua, la energía, los tratamientos médicos, una renta estable para las familias, un sistema comercial que facilite la exportación de los productos africanos y no sólo la exportación de materias primas,la valoración sobre el terreno de las propias riquezas, en vez del saqueo de sus recursos… nos habla de una sociedad desestructurada y qué mejor manera de promover sus valores abriendo los ojos sobre estas realidades, para combatir lo que lo imposibilita. Movimientos eclesiales y la realidad de la Iglesia colaboran para ayudar realmente a estas personas. ¿No es eso lo que importa?

  17. 29 marzo 2009 22:41

    Por favor, lacuñá, tú primer párrafo desborda demagogia a granel. El Papa dijo lo que dijo. Dejó a la “ciencia” de lado postulando mentiras, como la de que el condón incrementa la enfermedad. Que su “estrategia” del control de la enfermedad va unido a su forma de entender la vida, bien, pero que no menosprecia instrumentos que otros pensamos que son válidos.

    Si quiere construir una nueva estructura en África, está en su derecho, a mí me parece genial y lo veo necesario. Pero que no “hipoteque” una generación a cambio. Es un precio muy alto.

    Lo tengo claro, me quedo con el ABC de NN.UU.

  18. romo permalink
    27 abril 2009 12:32

    mmmm… Si melchor tiene razón… “el catolicismo prefiere hacer un hombre totalmente nuevo”?????… Eso es lo que enseñan en la Iglesia?? La cagas.. te mueres (como Jesus) y reapareces totalmente nuevo… MOLA!!
    Creo que van un poco más por el lado facil… al menos creo que la única vez q fui en mi vida a la iglesia, me dijeron que tenía que limpiarme.. como?? confesándome.. la verdad? me fue muy facil.. decirle al cura q me tocaba pensando en la vecina y tenía alguna revistilla guarra bajo la cama… ya está… un par de padres nuestros… y….. HOMBRE NUEVO!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: